martes, 5 de abril de 2011

Just a close door.

El otro día pase por el frente de tu casa, trate de no mirar tanto pero no lo pude evitar me pare ahí y mire la puerta por mucho tiempo, perdí la noción del tiempo, no podía dejar de pensar que saldrías, me saludarías y nos quedaríamos hablando por horas hasta que yo tuviera que decir que me tenia que ir. No lo hiciste, no saliste y no pude esperar mas, estaba oscureciendo y parecía venirse una tormenta, nada de eso me asustaba pero no podía seguir parada ahí, pensé en gritar tu nombre y esperar a que salieras, pero hubiese sido lo mismo que si tocaba el timbre, no podía hacerlo, no podía pensar en que no abrieras la puerta.
Así que como llegue me fui, seguí mi camino y trate de ignorar la puerta, trate de no volver la cabeza para mirar si por casualidad salias, pero no dio resultado mire cuantas veces pude antes de doblar en la esquina. 
Ahora todas las noches me duermo pensando en esa puerta, y luego sueño que tu sales y dices las cosas mas lindas que podía escuchar y la tormenta empezaba pero seguíamos hablando bajo la lluvia porque ninguno de los dos la sentía, pero de repente me despierto y descubro que es solo un sueño y esa puerta no es mas que otra puerta cerrada. 

1 comentario:

  1. es ¡triste! pero con mucha inspiracion

    ResponderEliminar

Todos tenemos algo para decir...